Web oficial de Pedro Gomez Piqueras

PREPARACIÓN FÍSICA CONTEXTUALIZADA

PREPARACIÓN FÍSICA CONTEXTUALIZADA

¿Existe o no existe la preparación física?, ¿es esa la cuestión?. Personalmente creo, y lo digo sin ningún tipo de sonrojo ni rubor, que la preparación física en el fútbol ¡claro! que existe y ¡claro! que es importante. Y no, no es algo que yo me haya inventado, lo dice la ciencia. Sí amigos, ¡la ciencia!, esa rentable aliada a la que algunos, empeñados en desautorizar, han desgarrado su presunción de inocencia y arrebatado su derecho al juicio justo de la razón. A poco interés que dediquemos, comprobaremos como existen múltiples evidencias en la literatura científica que confirman la indiscutible necesidad de poseer un apropiado soporte biológico capaz de sostener los comportamientos que se dan durante un partido de fútbol. Los esfuerzos físicos que un futbolista realiza durante un partido, sobre todo aquellos realizados a alta intensidad, han aumentado de manera evidente durante los últimos 10-15 años. Se podría decir, aun a riesgo de ser descatalogado de los círculos de poder, que el fútbol, de algún modo, es cada vez más “físico”. En consecuencia, nos guste más o menos, debemos estar preparados para manejar e interpretar correctamente los avances que la ciencia nos brinda a diario, debemos llevar las evidencias a nuestro campo de entrenamiento, debemos abrazar el conocimiento demostrado y recelar de modismos infundados. Si hay pruebas suficientes para eximir al acusado, ¿por qué seguir enredando?.

 

Ahora bien, que no se me vengan arriba los representantes del pulsómetro Polar. Si el jurado popular titubea, sus razones tendrá. ¿O es que alguien pensaba que tanta torpe huella iban a dejar escapar?. Tanta chispa, tanto pico de forma, tanta carga, tanto Excel, tanta triple sesión… tanto aparentar ¡cómo no nos iba a pasar factura!. Desconozco si todo este tinglado respondía a un ejercicio de ignorancia o de vanidad, pero lo que sí que sé es que intentar resaltar lo “físico” por encima de lo “futbolístico” nos dejó con los pantalones por los tobillos y con la prohibición de mirar hacia atrás. Anteponer el dato al comportamiento, el kilómetro al balón, o el sudor a la emoción son delitos más que suficientes para pasar un merecido tiempo entre barrotes. La preparación física es importante, por supuesto que sí, pero no es lo más importante. Aunque sea la explicación más sencilla para aquellos empeñados en no aprender a analizar el juego, los partidos casi nunca se pierden o se ganan por una cuestión de preparación física. Correr más o menos es la consecuencia de jugar de un modo u otro, pero nunca la causa de ganar o perder. Los comportamientos colectivos y la calidad de nuestros jugadores son los verdaderos importantes en este juego.

 

Por todo esto, la preparación física es curiosa y refleja visiblemente la influencia que las percepciones individuales generan sobre las realidades construidas. El concepto de PREPARACIÓN FÍSICA CONTEXTUALIZADA trata de englobar de algún modo ambas visiones enfrentadas. Lo más importante es el juego, de eso no hay duda, pero éste, nos guste o no, necesita un soporte biológico para poder expresarse. Un jugador que entiende el juego pero que no es capaz de articularlo porque sus reservas no dan para más de 45 minutos vale lo mismo que aquel capacitado para estar corriendo todo el partido a alta intensidad sin saber cuándo la jugada le pide frenar o acelerar.

 

La cuestión de la preparación física es una cuestión de orientación. Contextualizar el entrenamiento al fútbol significa convencerse de que el futbolista se adapta a las exigencias del juego jugando. La adquisición de los comportamientos colectivos debe viajar de la mano del desarrollo de las cualidades físicas cardinales para este juego. ¿Todo el entrenamiento jugando a nuestro modelo de juego? No, pero casi todo sí. Los “otros” trabajos, menos atractivos y tan magullados, también pueden ser útiles dependiendo del contexto en el que nos encontremos. No olvidemos que nuestra realidad no tiene por qué ser la misma que la de nuestros futbolistas.

“Siempre hemos sentido lo mismo, solo que lo vemos desde un punto de vista diferente” (Bob Dylan)

Tarea velocidad reacción (Especificidad 1/5)

Calentamiento Físico-Técnico (Especificidad 2/5)

Situaciones de superioridad con finalización lateral (Especificidad 4/5)

Trabajo de presión intensa (Especificidad: 4/5)

Calentamiento preventivo-técnico (Especificidad 2/5)